Históricamente, el blanco es el color de la cocina, esto es así por numerosas razones que te vamos a exponer en las próximas líneas. Además, vamos a darte varias ideas para que esa cocina blanca luzca mejor y para que si vas a una tienda de cocinas en Madrid, sepas qué tienes que buscar y como cuidarlo mejor.

¿Por qué la cocina debe ser blanca?

En cualquier tienda de cocinas en Madrid, un gran porcentaje de las cocinas en venta son blancas, y esto no es ninguna casualidad, ya que existen razones para eso.

Los fabricantes de cocinas en Madrid optan por los colores blancos porque aumentan la sensación de luminosidad y de amplitud. Y esto es así porque se calcula en más del 80 % de clientes de una tienda de cocinas en Madrid, opta por el blanco como color `principal para su cocina.

Las cocinas blancas fomentan la amplitud, ya que este color se asocia con el espacio y la limpieza. Eso hace que nuestra percepción ante una cocina blanca sea diferente y eso cualquier fabricante de cocinas en Madrid y, en cualquier otro lugar, lo sabe muy bien y lo intenta explotar.

Siempre es importante que la cocina tenga un cierto grado de calidez extra, una buena idea es colocar algún material decorativo de madera, por ejemplo.

Otra razón por la que son tan vendidas estas cocinas es que no pasa de moda, la gente no se va a “cansar” de la cocina, por lo que podemos decir que es más perdurable en el tiempo.

Los tiradores de las puertas también se pueden utilizar para “marcar” algo de diferencia. No obstante, es posible que según pasen los años cada vez haya más gente que compre en una tienda de cocinas en Madrid cocinas más oscuras, aunque el blanco siempre será más habitual.

Aportar calidez a la estancia

Aunque estemos convencidos de que el color blanco es el que nos gusta, siempre podremos aportar “toques” de calidez a la cocina. Para eso, podemos pensar en varias ideas, como las siguientes:

  • “Jugar” con el mobiliario. El estilo de este puede ser más clásico o más moderno dependiendo de tus gustos, eso generará una diferenciación muy útil.
  • Las lámparas decorativas nos ayudarán a tener una mejor visión, no solo nuestra, sino a la hora de tener una personalización mayor.
  • Las cortinas no son un elemento muy común en cocinas pequeñas, no así en las grandes donde hay más posibilidades. Aun así, siempre pueden otorgar un grado de diferenciación interesante.
  • Los cuadros son otro elemento que nos puede ayudar, ¿por qué no usar varios cuadros para dotar de más “vida” a la estancia?

Todo esto son pequeñas ideas de qué hacer, pero serán tus propios gustos los que determinen el aspecto final de tu cocina.