fbpx

Las barras en las cocinas proporcionan un espacio práctico y funcional para crear un ambiente actual, ya que se han convertido en una alternativa muy cómoda, y son tendencia. Independientemente de la dimensión y planta de tu cocina, instalar una barra es ganar un espacio extra, además de crear un diseño más moderno.

Cocinas abiertas, cocinas con barra

La cocina ya no es una estancia cerrada, sino que se integra a espacios como salones o comedores. Son un concepto innovador que incorporar comodidad y soltura, a la vez que generan dos ambientes, y con un mínimo de barrera visual, para crear espacio amplio y luminoso. Ya sea con barra abierta o cerrada en la parte inferior, y con mayor o menor altura que la encimera se obtiene mayor sensación de amplitud.

También, dentro de su funcionalidad nos proporciona mayor superficie para preparar alimentos, utilizándola como mesa para desayunar o comer, y aprovechando la parte inferior para albergar estanterías, cajoneras o armarios, como espacio donde colocar el menaje de nuestra cocina.

Son la nueva decoración, que se adapta a cualquier cocina, ya que además de dar continuidad son bastante asequibles y fáciles de instalar, en función de la gran variedad de diseños y materiales, todos ellos multifuncionales, dependiendo de las necesidades que puedas tener.

Las barras de cocina se fabrican e instalan en cualquier forma, tamaño y con gran variedad de materiales, por lo que se integra en cualquier estilo decorativo, y a todos los bolsillos. Pueden ser ubicadas como prolongación de la encimera, de forma aislada como mesa de comedor, como superficie extra de trabajo, o simplemente para disfrutar de tomar unas copas con invitados.

En las cocinas pequeñas se convierte en grandes aliadas, ya que permiten sustituir la tradicional mesa para dar más superficie útil a la cocina. Junto a la pared, y de forma abatible, si no dispones de mucho espacio, puede convertirse en otra buena forma de aprovechar mejor tu cocina.

La alternativa de colocar la barra como una encimera larga y sin nada por debajo es bastante interesante para transformarla en mesa, y con taburetes de asiento nos permite la colocación de estos debajo y sin ocupar más espacio. Si lo que pretendes es ganar lugar de almacenaje se puede crear o alargar mediante módulos al mismo o distinto nivel y son chulísimas.

En cuanto a los materiales de los que pueden ser las barras de cocina existe una gran variedad y calidades. Lógicamente el precio va unido a las dimensiones y calidad junto a su estructura. Por lo general, su precio es bastante asequible, salvo que quieras una integrada en una amplia isla con encimera de granito e instales fregadero o fogones; en este caso ya precisas de obras y su precio será mucho más elevado.

Con gran gama de colores, es importante elegir la que mejor se acople al diseño de tu cocina y a tus deseos; incluso puedes colocarla tu mismo ya que admiten diferentes ubicaciones.

Desde las cocinas más modernas y minimalistas, las tradicionales a las más clásicas pueden contar con ese diseño original, las posibilidades en cuanto a formas, colores, materiales y modelos de barra de cocina son muchas.

Según las necesidades que puedes tener en tu hogar, una barra sí se puede instalar, solo hay que adaptarla a las características de la cocina para hacer un espacio más práctico y moderno, dar una sensación de amplitud y conseguir ese espacio necesario, sin ser aislado, sino como elemento integrador y multifuncional a la vez que se hace más confortable su estancia en ella.