fbpx

La decoración en interiores de estilo nórdico es tendencia. Se basa en la búsqueda de la iluminación, relacionada con la funcionalidad. Es un tipo de decoración que se adapta a cualquier estancia del hogar, también en la cocina. Se trata de un estilo muy estético, de líneas sencillas, donde la luz es la máxima prioridad, y la naturaleza se hace protagonista. ¿Qué tienes que considerar para conseguir una cocina de estilo nórdico? Toma nota de los consejos de nuestro experto en diseño de cocinas en Madrid.

Claves para conseguir una cocina de estilo nórdico

Para crear tu propia cocina con estilo nórdico has de tener en cuenta los siguientes elementos que definen la tendencia de interiorismo.

EL diseño del mobiliario, tanto de mesa como de sillas, o cualquier otro mueble o módulo de almacenaje. En ellos se muestra la madera natural, sin artificios ni excesiva decoración, con líneas sencillas, rectas y depuradas, con tendencia a no ocultar vetas propias de la madera. Los muebles en color natural como el abedul o haya, fresno o arce, te ayudan a crear un ambiente luminoso y relajado. Pero este estilo no admite un espacio recargado de muebles.

Crear un espacio funcional y sostenible, bien si tu cocina es grande o con pocos metros. Las encimeras repletas de accesorios o útiles de cocina en este estilo nórdico ni tiene lugar. Los diseños nórdicos ofrecen infinidad de propuestas para mantener el orden en este espacio, a través de separadores de cajones, para platos, sartenes, y colgadores muy útiles, además de ser decorativos. El objetivo es crear un espacio práctico y funcional, además de sostenible.

El color básico es el blanco, pudiendo decorar solo con blanco, aunque resulte casi excesivo. El equilibrio cromático se puede conseguir también combinando colores claros o tonos medios de la madera, con tonos grises o pastel para proporcionar luminosidad y armonía.

El mayor colorido en este estilo nórdico se puede aportar en revestimientos, pavimentos o menaje, pero siempre empleando diseños con motivos geométricos de líneas suaves. El blanco y negro, en contraste, son colores que se emplean con frecuencia.

Toques decorativos que imprimen personalidad en tu cocina, buscando incluso la doble funcionalidad, desechando lo superfluo.

La naturalidad, clave del estilo nórdico para tu cocina

Para lograr aportar ese toque nórdico, en donde ha de primar la sencillez, el minimalismo y la funcionalidad de cada elemento, se echa mano de determinados materiales, aunque han sido catalogados de fácil acceso y bajo coste, como el latón, madera prensada y plástica, chapa de acero, el esmaltado y el aluminio anodizado determinan un estilo personal y atractivo. En la actualidad se están incluyendo elementos de madera “cruda”, natural, apenas sin tratar.

Los tejidos naturales también decoran este tipo de estancia, aportando cierto equilibrio estético, a través de texturas suaves y cálidas. Cortinas o alfombra, servilletas, manteles o paños de cocina, y cualquier accesorio de menaje, siempre con diseños geométricos, se integran en esta decoración de líneas simples para crear una perfecta armonía visual.

En España cada vez más se apuesta por este tipo de diseño procedente del norte de Europa. Quizás la necesidad de crear ambientes con sensación de espacios abiertos, en donde colocar lo indispensable para admirar y disfrutar la belleza de cada objeto, generando esa agradable sensación de bienestar en la cocina.