fbpx

Las cocinas en exterior son muy versátiles, ya que puedes adaptar a ellas todo lo que quieras tener. Claro está, en función del espacio que tengas donde habilitarla, haciendo una combinación perfecta de materiales, para crear y dar forma con simplicidad y elegancia un lugar confortable para disfrutar y compartir con toda la familia, parientes y amigos, una vez que llega el buen tiempo.

Cuando creas una cocina en el exterior debes tener mucho cuidado con lo que quieras instalar, pues si son electrodomésticos, al ser elementos que están directamente expuestos a vientos y otras inclemencias temporales pueden dañarse o inutilizarse. Es importante que el mobiliario con que cuente tu jardín sea de calidad, aguante la intemperie y sean fáciles de mantener.

Cómo conseguir una cocina de exterior que enamore

Independientemente de si es grande o pequeña las cocinas de exterior dan mucho juego. En realidad, es una inversión más, y solo resta hacer una planificación completa de ella, en función de gusto, características de espacio y necesidades que pretendes cubrir.

 Una cocina exterior se puede convertir en un espacio para toda la semana, si el tiempo lo permite, ya que solo contar con una barbacoa no es suficiente, pues por si sola carece de funcionalidad, aunque se hace imprescindible para un picnic en el jardín.

Para cocinar de forma cómoda se precisa tener espacio suficiente donde prepara los alimentos y guardar el menaje necesario, sin tener necesidad de estar entrando y saliendo de casa continuamente.

Mobiliario y ubicaciones, las dos claves para conseguir la cocina soñada

Cualquiera que sea la superficie de tu jardín o terraza las mesas y sillas plegables dan mucho juego, y además ocupan muy poco espacio una vez acabado el festín, o que concluya la temporada de barbacoas porque haga mal tiempo.

Si eres un suertudo, y cuentas con un amplio jardín, o gran terraza donde albergar colocar una hermosa barbacoa de obra, con encimera donde aderezar, cortar alimentos antes de cocinarlo, y en la zona inferior colocar cubos para el carbón y residuos.

O si prefieres crear una isla de cocina, donde moverte cómodamente y ganando así más espacio para preparar, cocinar y moverse. Y también, con una barbacoa integrada en un completo mueble con ruedas, y sin necesidad de hacer obra alguna, para moverla a nuestro antojo o necesidad, con compartimento de almacenamiento de carbón, bombona y cubos de basura.

El mercado ofrece carritos accesorios móviles que te solucionan el papel de la encimera, y además poseen baldas adaptables a distintas alturas para mejor colocar los alimentos y condimentos que puedas necesitar o quedar recogido los utensilios utilizados.

Cuando el espacio de recreo es más reducido, organizar una comida en barbacoa tampoco supone grandes contratiempos. Existen pequeñas, y cómodas, barbacoas portátiles, plegables y muy ligeras para llevar de un lugar a otro, con o sin armario incorporado que se adaptan a cubrir cualquier necesidad y circunstancia. En función del espacio se puede incorporar mobiliario con diversos compartimentos o estanterías en los que la capacidad de almacenaje es increíble.

El menaje también es fundamental, que sea cómodo y práctico de utilizar para que quede todo recogido y ordenado. Servirnos de platos y vasos desechables a la hora de una fiesta colectiva, con mantel incluido, puede ser una solución.  Para el disfrute de la comida diaria en el jardín, aunque puedes utilizar el menaje de tu cocina, existen recipientes que te ayudan para no hacer tantos paseos.

La iluminación para las horas nocturnas, mediante una luz acogedora, se hace imprescindible. Los focos de iluminación LED, colocados estratégicamente para que no queden rincones en penumbra y todo luzca mejor, te pueden solucionar el alumbrado de tu jardín.

Puedes disfrutar del buen tiempo por pequeño que sea tu espacio al aire libre instalando barbacoas que se adapten a él, combinando el mismo al resto de mobiliario y a las necesidades que quieras cubrir.