Una cocina es un lugar importante dentro de cualquier casa, no solo debe ser un lugar acogedor, sino que también debe ser un sitio funcional.

Un lugar donde esa funcionalidad se mezcle de forma perfecta con la estética de forma que consigamos sentirnos a gusto por completo.

En Iscaser somos muy conscientes de ello, por eso, ponemos a tu disposición toda nuestra experiencia como fabricantes de cocinas en Madrid para que dispongas de las mejores ideas para cocinas modernas.

Nuestros proyectos de cocinas modernas en Madrid

Las sensaciones visuales nuevas son una de las preocupaciones máximas en cuanto al diseño de cocinas en Madrid, al menos, en lo que a nosotros nos concierne. Las líneas minimalistas son algo por lo que también estamos influidos, sin olvidarnos de buscar el orden sobre todo y la sencillez en todo lo que fabricamos.

El objetivo es crear una buena sensación de iluminación y de amplitud en la cocina, esto nos hará sentirnos bien para cocinar los mejores platos para los nuestros. Dentro de nuestros diseños podemos destacar, entre otros, al proyecto Bambú.

Este es un proyecto de estilo completamente moderno de una cocina realizada en bambú con encimera compacta de cuarzo con una gran isla central.

En este proyecto se buscó el espacio y el ambiente moderno a nivel estético, pero también buscando la mayor comodidad para todas las actividades que puedes hacer en una cocina.

Proyectos como este u otros de un corte más “tradicional” es lo que vas a encontrar en Iscaser con respecto a diseño, siempre poniendo el foco en lo que creemos más importante, los gustos y necesidades de cada cliente.

Tendencias en el diseño de las cocinas

El mundo del diseño de cocinas es apasionante, no solo porque abarca una gran cantidad de matices sino porque implica también una gran experiencia en cuanto a los deseos de las personas, el tiempo disponible y para qué usan en mayor medida la cocina.

La aparición de las “islas centrales” ha sido toda una revolución, cada vez se tiende más a buscar espacio en la cocina.

El motivo es que no solo es para que podamos maniobrar con facilidad mientras cocinamos, sino porque también la cocina se usa para comer e incluso como punto de encuentro de conversaciones familiares.

Cada vez se opta más por los colores vivos y por buscar en la estética, el hecho de que nos sintamos bien dentro además de que el lugar sea completamente funcional.