La limpieza es una de las tareas más importantes en la cocina. Esta es una estancia que, además de acumular polvo, también se llena de grasa, restos de comida, agua, etc. Si estas manchas no se eliminan a tiempo, pueden provocar daños en lo muebles, encima o suelo de tu cocina.

Con la vida tan ajetreada que llevamos, la limpieza diaria de la cocina se ha convertido en una labor casi imposible de compaginar. Esta tarea, además, genera una gran frustración, pues una vez limpia, tarda muy poco en volver a ensuciarse

¿Cómo limpio mi cocina de manera eficiente?

Debes llevar un orden y empezar por los muebles. Vacíalos enteros, pasa una bayeta no muy humeda con jabón por las baldas y paredes y sécalo. Vuelve a colocar los elementos en el interior. Recuerda que, si son muebles de puerta, deberás categorizar estos elementos por su prioridad y situar delante aquellos de uso habitual. Con las gavetas y cajones este problema no existe

Para el exterior de los muebles, lo mejor es no utilizar productos demasiado agresivos. Puedes consultar con el fabricante o tienda de cocinas donde los adquiriste, para que te aconseje.

Una vez tengamos los muebles limpios, seguiremos por los electrodomésticos.

La nevera conlleva el mismo procedimiento que los muebles. Extraer toda la comida, con la precaución de que no se descongele, y limpia las baldas y frentes con una bayeta húmeda.

El microondas y horno suelen acumular grasa, a veces difícil de eliminar. En el microondas introduce un recipiente con zumo de limón y caliéntalo hasta que se evapore, te será mucho más fácil eliminar los restos de grasa

En cuanto a la campana, debes extraer los filtros y lavarlos, bien a mano o en el lavavajillas.

Por último, limpiaremos la vitrocerámica. Es el electrodoméstico más delicado, pues tiene la posibilidad de rayarse e incluso llegar a romperse. No todos los productos de limpieza sirven para conseguir tener una vitrocerámica siempre brillante, utiliza siempre productos específicos y una rasqueta por si quedan restos de comida. Sécala bien para que luzca el máximo brillo

Las encimeras también requieren una limpieza y cuidado específico, dependiente del material que las conforme. Por ejemplo, el Silestone requiere de un producto específico para que se conserve en perfecto estado.

Por último, no te olvides del suelo y los azulejos. Primero quitaremos el polvo y luego enjabonamos

Tener tu cocina limpia es una labor difícil, solo requiere de un poco de tiempo dedicado cada día para que la suciedad no se vaya acumulando. Una vez al mes, o dos, puedes llevar a cabo una limpieza de tu cocina más a fondo.

Limpia tu cocina de manera eficiente
Rate this post
¡Ahora comparte!